Blog

 

Por otro lado los síntomas principales que muestra un perro que está sufriendo un golpe de calor son: “en una primera fase veremos un jadeo incesante, muy marcado. Este jadeo puede acentuarse hasta que el perro puede postrarse en el suelo y es incapaz de caminar. En fase terminal el animal puede mostrar signos nerviosos debido a la hipertermia e incluso perder el conocimiento”. Y es que los perros, a diferencia de los humanos, sólo sudan por la planta de sus patas, y utilizan el jadeo como regulación térmica.

 

Si a pesar de todos estos consejos nuestro perro o gato sufre un golpe de calor, nuestra MVZ Maribel Iniesta nos recomienda “llamar de inmediato a un veterinario, mientras otra persona baña al animal con agua natural (no con hielo, ni muy fría, pues esta produce vasoconstricción y hace perder menos calor) y le ponerle una bolsa de plástico con hielo triturado en su cabecita”. Por último, sobre el uso del aire acondicionado, sólo se aconseja usarlo “si la temperatura es excesiva y el perro no puede refrescarse”, ya que el animal puede sufrir ” inflamaciones de las vías respiratorias altas”.

 

Ni un pelo de calor

Con la llegada del verano, las peluquerías caninas hacen su agosto. Son muchos los propietarios de mascotas que creen, erróneamente, que su mejor amigo necesita un rapado con la subida de las temperaturas. Sin embargo esto no es bueno ni recomendable en verano, sobre todo en ciertas razas”. En el caso de los perros, el pelaje no deja de ser un simple aislante, tanto para el frío como para el calor, y si lo cortas pierde su capa aislante y sufre más el calor.

Les recomendamos llevar a su mascota periódicamente a la peluquería”, para que siempre tenga su manto de acuerdo a la estación del año. También vale la pena lanzar una advertencia sobre el cloro de las albercas, ya que resecan mucho el pelo de los perros, por lo que aconsejamos lavarles con un buen shampoo y después aplicarles una crema suavizante para hidratar la piel y el pelo al menos cada 15 días.