Blog

 

Desde que Cheri come Lucky Dog, su pelo está brillante, sus dientes blancos y su musculatura fuerte, casi sin sobrepeso. Es una perra activa y vivaracha, y es rarísimo que se enferme del estómago. Cuando comía croquetas sus padecimientos gástricos eran frecuentes.

Comenzamos por darle la mezcla de carnes de Max and Canelo’s y ahora cambiamos a Sirena’s, hecha de sardinas -y probablemente su favorita-.

Para nosotros es una gran satisfacción poder alimentar a nuestra hija con la mejor calidad de aliemento disponible y a la par, apoyar los negocios locales.

¡Larga vida a lucky dog!