¡Entérate hoy!

El artí­culo publicado por Born Free USA nos abre los ojos a una realidad ineludible: la comida de nuestros amigos caninos es mucha publicidad y poca nutrición. La magia del marketing nos ha hecho pensar que compramos productos de gran calidad, cuando en realidad, no es así­.

Lo primero que hay que hacer es ser honesto con uno mismo y preguntarse: ¿comerí­a lo que hay en esa bolsa? Si eso no es suficiente, entonces enterartee de algunos datos puede convencerte. En este breve informativo encontrarás algunas pistas, pero si en realidad quieres aprender más, lee el artí­culo “What’s Really in Pet Food” en www.bornfreeusa.org

Los ingredientes

“Harina de carne”, “harina de pollo”, harina de carne y hueso” son términos que encontramos en la lista de ingredientes usados en los alimentos para animales. Para hacer estas harinas los ingredientes (principalmente deshechos de animales, incluyendo ví­sceras, huesos y grasa) no han sido usados frescos, sino que han pasado por un proceso industrial en el que se les lleva a altas temperaturas durante varias horas con el objetivo de separar grasas, evaporar el agua y matar parásitos. Las altas temperaturas (130 °C) destruyen las proteí­nas naturales y las enzimas que antes se pudieran haber encontrado en los ingredientes crudos.

Otro factor importante es que se están reemplazando las proteí­nas animales por proteí­nas vegetales. Esto le permite a los fabricantes obtener mejor textura y una fuente barata de “energí­a” o lo que comúnmente llamarí­amos calorí­as de más.

Cómo se hace la comida para mascotas

La variedad seca (croquetas)

La mayorí­a de la comida para mascotas se hace con una máquina extrusora (compactación por tubos) que requiere que la materia vertida en ella tenga una consistencia pastosa, con poco agua. Por eso los ingredientes secos como las harinas hechas de deshechos de aves o vacas predominan. La masa se pone en la extrusora y es sometida a vapor y alta presión mientras se empuja a través de boquillas que le dan forma (como cuando decoras un pastel). Cuando la masa caliente y presurizada sale de la extrusora, una máquina se encarga de cortarla en pequeños trozos, y conforme la masa alcanza la presión normal del ambiente, se va inflando para llegar a su forma final. La comida se deja secar y luego es rociada con grasa, aditivos y saborizantes.

¿Qué más puedo hacer?

  • Informarte: no dejes que la publicidad te diga que todo está bien, toma distintas fuentes en cuenta y hazte de una opinión propia.
  • Dejar de comprar comida para mascotas comercial o al menos dejar de comprar croquetas
  • Dale amor a tu mejor amigo: sólo cocinando tu propia comida puedes estar segura de lo que tu amada mascota come. Pide ayuda de un veterinario responsable y enterado para crear una receta balanceada.